El progreso

Pulsas el botón de calentado rápido y esperas un par de minutos. Tu industrializada, desnaturalizada y apetitosa ración de arroz thai estará lista para protagonizar tu almuerzo. En tu balcón con vistas al mar de acero, bajo tus pies, oyes la voz de alguien que pide un taxi. Saboreas la amalgama de saborizantes sin recordar qué comiste ayer ni preocuparte por lo que cenarás horas más tarde. No importa, el frescor hediondo que te rodea calma tu piel y tu seso. Una gratificación constante. Seguir leyendo El progreso

Camino a la Luna

Hace falta estar muy loco para no emprender el viaje. Para no acercarse, paso tras paso, a un orbe en el cielo que se distingue de la negrura que lo envuelve todo. Hacer falta ser muy necio para no abrazar la luz que señala el camino a ella. O simplemente puede que no estés acostumbrado a andar, que tiempo ha tus músculos se atrofiaran postrándote en la apatía más Frodobolsoniana y pusilánime. No hay carga más pesada que la de los propios sueños, cohibidos, y a veces ocultos, entre los miedos más racionales y terribles. Seguir leyendo Camino a la Luna

Camino de Santiago | First Person View | PARTE 2 | Viana – Agés (VÍDEO)

[Algunos vídeos no están disponibles desde dispositivos móviles. Usa un ordenador] — Disfruta EL CAMINO completo AQUÍ.

[Some of the videos are not available when accessing via mobile devices. Use a computer] — Enjoy THE ENTIRE WAY HERE.

——————-

PARTE 1: Saint Jean Pied de Port – Viana

Una crítica al humor mediocre

España es un país de payasos, eso está meridianamente claro a estas alturas. Algunas gentes tienen más gracia que otras, algo que irremediablemente va asociado a ciertas latitudes peninsulares como la interminable máquina de humor llano -a veces casposo- que es Andalucía, y  Cádiz en particular, o el refinado estilo de cómicos norteños que pueden llegar a tener una noche de gloria, así como estrellarse estrepitosamente en la siguiente. Porque el humor no dispone de una fórmula matemática infalible, y al final todo depende tanto del acierto del cómico como del sentido del humor del espectador. Seguir leyendo Una crítica al humor mediocre

Memoria

Escribir por escribir, es un placer. También lo es imaginar. Tecleo estas palabras desde la misma dimensión en la que bailaron las plumas de Verne y Dante acompasando su movimiento al tiempo que creaban historia. La creaban y la hacían perdurar en la memoria. Pero qué es la memoria, sino el anverso de la imaginación. Qué es la imaginación, sino una ilusión. Sea lo que sea, nos permite viajar al pasado quebrando los límites de las leyes naturales, esas que conocemos y nos rigen. Puede que no estemos diseñados para llegar más allá de la mera especulación, pero podemos imaginar. Y eso, eso sí que es un misterio casi tan grande como el qué pasará después. Después del final, un concepto nacido de nuestro deseo de seguir explorando. Seguir leyendo Memoria

Mentiras en el espejo

¿Por qué no se mira a sí mismo y describe lo que ve? ¿O quizá le da miedo? Con estas palabras se dirigió una timorata Clarice Starling al monstruo caníbal de la obra de Thomas Harris. La amenazadora respuesta proferida por el psicópata contrasta con su templanza, caballerosidad y cultura exquisitas. Quizá había comprendido, embutido en su locura, que la existencia no había sido creada para contemplarse a uno mismo. Que los espejos no son sino la materialización de un deseo narcisista. O puede que tuviera miedo.¿Quién querría mirarse al espejo y ver su reflejo degustando el hígado de otro ser humano regado por un Chianti mientras la sangre resbala por sus fauces y se estampa contra una cubertería de plata? Seguir leyendo Mentiras en el espejo

Vigorexia y pecado en el Paraíso

Me topo con esta obra de Miguel Ángel y automáticamente viene a mi mente la ópera Lakmé de Léo Delibes. Y escuchando la música me sobrevienen los pensamientos. El primero de ellos, el total desprecio del artista por el cuerpo femenino. Una macedonia de vigorexia animal y sublimes trazos que deleitan los paladares más bizarros versados en la honda cultura pictórica de lo que es un absurdo monumental. Empezando por los desarrollados músculos dorsales de Eva, pasando por el inexplicable bronceado de Adán y terminando por la contemplación de un hecho asombroso: el Diablo tiene tetas, ergo si bien para la Iglesia el pecado reside en lo femenino, para Miguel Ángel es el mal mismo. Seguir leyendo Vigorexia y pecado en el Paraíso

Más vale lo bueno por conocer…

Una persona cualquiera, sin rostro definido, dice adiós. Ase el trolley haciendo añejo el refrán carretera y manta, y se dispone a huir. Porque de su tierra ha de huir como un grumete servil en un barco que zozobra con la quilla partida en dos. La naturaleza de los tiempos es implacable y el oleaje peligroso. Pudieran llamarla cobarde, pero no está de más recordar que a William Wallace se lo ventilaron de todas formas. Y tampoco convendría olvidar que el bueno de Wallace luchaba por algo a lo que amaba. Muchas de estas personas abandonan sumidas en el desamor patrio y el antichovinismo. Seguir leyendo Más vale lo bueno por conocer…

Camino de Santiago – The Way of Saint James – First Person View – Part I (VIDEO)

[Algunos vídeos no están disponibles desde dispositivos móviles. Usa un ordenador] — Disfruta EL CAMINO completo AQUÍ.

[Some of the videos are not available when accessing via mobile devices. Use a computer] — Enjoy THE ENTIRE WAY HERE.

Solo el azar

No recuerdo un tiempo en el que España pareciese un país justo, sin embargo sí encuentro en mi memoria pasajes de un tiempo en el que, al menos, el ingobernable azar no quebrantaba la vida de los desgraciados. Al revés, precisamente a los más inútiles también les sonreía la suerte. Como a través del aliento y la palma del calvo de la fortuna, en esta caverna transpirenaica las vidas discurrían relativamente tranquilas para quienes cavaban con esfuerzo un agujero lo suficientemente profundo durante su juventud. También para los vagos y algún que otro maleante, como ya dije, pero definitivamente sí para los merecedores. Esto ha cambiado. Seguir leyendo Solo el azar

El futuro murió ayer

El futuro murió ayer. Lo vislumbré cuando levanté la cabeza por primera vez en un pupitre el cual olvidé hace mucho tiempo y pensé que el final estaba aún muy lejos. No me despedí de él porque creí poder conocerlo algún día. Quizá fui osado. Entendía el final como una meta onírica a partir de la cual, en una especie de rito de iniciación ancestral, se salta a un nuevo nivel en la estructura social. Un mundo mejor. Seguir leyendo El futuro murió ayer