La lata perdida

El infame Dennis Nedry la perdió en un torrente de Isla Nublar poco antes de morir a manos de un Dilofosaurio. Pero, ¿sigue allí?

Una inocente lata de espuma de afeitar de la marca americana Barbasol fue el contenedor perfecto para que el corrupto y avaro Dennis Nedry sabotease el sistema informático de isla Nublar con el objetivo de robar ADN de dinosaurio para venderlo al mejor postor. Amante del azúcar en cualquiera de sus variantes, el rechoncho programador se disponía a huir de la isla con su botín en medio de un terrible temporal cuando tuvo un encuentro inesperado con un aparentemente simpático Dilofosaurio. Ciego y destripado, murió sin percatarse de que el recipiente que contenía el ADN de una amplia gama de dinosaurios quedaba sepultado en un torrente de agua y barro. Nada más se supo de él. Con la cuarta película de la saga Parque Jurásico en ciernes, ¿qué fue de esa lata? Seguir leyendo La lata perdida

Motivos para llorar

La civilización es una carrera entre la educación y la catástrofe

Arturo Graf

El rostro desolado de un niño dio ayer la vuelta al mundo tras la intemporal humillación a la que se vio sometida la selección brasileña en su feudo de Mineirao. Las dolorosas y sinceras lágrimas de ese pequeño conmovieron por igual a germanos, brasileños y a cualquier ser humano empático. La desazón, producto de un suceso inolvidable en la mente de un infante cuya vida gira en torno a ejes ociosos, era producto de la más profunda de las decepciones. Sin embargo, inalcanzable para su conciencia, existía otro motivo para echarse a llorar. Seguir leyendo Motivos para llorar

Di Stefano, los sueños y la eternidad

Algún día hay que irse. Y cuesta. Duele. Porque aquí está lo mejor de mi vida.

Alfredo Di Stefano

Este artículo no repasará la vida y obra de Alfredo Di Stefano. Para eso ya se ha escrito mucho en la prensa mundial. Tampoco tratará de mi opinión personal sobre esta figura del fútbol, pues mi valoración carecería de las experiencias mínimas exigibles al no haber disfrutado del hacer de este futbolista de otro tiempo. Escribo estas líneas para narrar un sueño. Un sueño que tras varias horas despierto sigue vivo, como las experiencias dignas de ser compartidas. Seguir leyendo Di Stefano, los sueños y la eternidad

La epifanía de Edgar Mitchell

Desde la luna, desearías coger a un político por la nuca, llevártelo allí y decirle: “Mira esto, maldito hijo de puta”.

Edgar Mitchell

La vida de Edgar Mitchell cambió el 5 de febrero de 1971. Ese día tuvo la oportunidad de sentir el universo y respirar su magnificencia desde dentro.  Con un pie en la Luna, vivió una epifanía. Un momento trascendente en el que el ser humano que lo experimenta se encuentra con lo que podríamos llamar el lado esquivo de la existencia. Un conocimiento en forma de vivencia que, sobrevenido sin aviso, transmuta la conciencia para siempre. Seguir leyendo La epifanía de Edgar Mitchell

Pablo Iglesias y la utopía de la comunicación

Abogar por una regulación que garantice la veracidad en los medios de comunicación es tan absurdo como pretender lo propio entre los distintos partidos políticos.

A poco que se hurgue en la Historia, si bien pudiera ocurrir que el curioso no encontrase todas las respuestas, sí comprobaría que en la mayoría de los casos no existe una verdad inequívoca. Decía Aristóteles en su Metafísica que “decir de lo que es que no es, o de lo que no es que es, es falso, mientras que decir de lo que es que es, y de lo que no es que no es, es verdadero”. Pero en la aserción de Aristóteles caben preguntas como: ¿existe solo una verdad? ¿En qué grado es una verdad ambigua? ¿Cómo influyen la perspectiva, las experiencias y el contexto de un sujeto para el discernimiento de su verdad? Seguir leyendo Pablo Iglesias y la utopía de la comunicación