La lata perdida

El infame Dennis Nedry la perdió en un torrente de Isla Nublar poco antes de morir a manos de un Dilofosaurio. Pero, ¿sigue allí?

Una inocente lata de espuma de afeitar de la marca americana Barbasol fue el contenedor perfecto para que el corrupto y avaro Dennis Nedry sabotease el sistema informático de isla Nublar con el objetivo de robar ADN de dinosaurio para venderlo al mejor postor. Amante del azúcar en cualquiera de sus variantes, el rechoncho programador se disponía a huir de la isla con su botín en medio de un terrible temporal cuando tuvo un encuentro inesperado con un aparentemente simpático Dilofosaurio. Ciego y destripado, murió sin percatarse de que el recipiente que contenía el ADN de una amplia gama de dinosaurios quedaba sepultado en un torrente de agua y barro. Nada más se supo de él. Con la cuarta película de la saga Parque Jurásico en ciernes, ¿qué fue de esa lata?

El potencial argumental que envuelve a este artefacto está fuera de toda duda, lo cual hace incomprensible que en las subsiguientes películas de la saga no se abordase su recuperación. Tanto El Mundo Perdido como Parque Jurásico 3 están ambientadas en un emplazamiento distinto: la isla Sorna. Se podría suponer entonces que la lata de Barbasol sigue enterrada en el barro, oculta y olvidada para siempre. Fue Dennis el único conocedor de su existencia dentro de la isla, y la única persona que podría aportar una pista sobre el paradero exacto de este tesoro, pero en estos momentos sus dentudos amigos habrán dado cuenta hasta de sus huesos. Una pena.

Dilofosaurio acabando con Dennis Nedry en Parque Jurásico
Dilofosaurio cantándole las cuarenta a Dennis Nedry en Parque Jurásico

Me resulta incomprensible por qué los guionistas de la saga no han hecho hincapié en la búsqueda de este eslabón argumental perdido. Sí encontramos referencias a él en un videojuego de la compañía Telltale Games ambientado en isla Nublar, pero a efectos oficiales dejaremos fuera todo guión no fílmico. La próxima película de la saga, titulada Jurassic World (veremos cómo traducen la versión española) vuelve a explorar la isla original visitada por el carismático paleontólogo Alan Grant. Pero no lo hace en la misma línea temporal, sino que será un reinicio de la saga con vistas a realizar una nueva trilogía. Personajes totalmente nuevos generarán un nuevo universo jurásico partiendo desde cero, donde esa lata nunca existió.

Es muy posible que jamás volvamos a saber nada sobre esa lata. Quedará en la historia del cine como una misteriosa anécdota perdida en el tiempo, como tantas otras ocurridas en la también mágica isla de Perdidos. Sepultada para siempre bajo varias capas de barro, el ADN de los seres que albergaba en su interior hace ya tiempo que murió debido al aumento de la temperatura de las cápsulas, pues la criogenización de la lata solo duraba unas horas. Quizá sea ese el motivo por el que jamás se ha buscado de nuevo. Para los románticos del cine de ciencia ficción, siempre quedará Ebay. Ahí podemos encontrar réplicas de este objeto fetiche por la nada desdeñable cantidad de 175€ (gastos de envío aparte). ¿Alguien me la regala? Y recordad, si alguna vez os topáis con un Dilofosaurio, corred, insensatos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s