Solo el azar

No recuerdo un tiempo en el que España pareciese un país justo, sin embargo sí encuentro en mi memoria pasajes de un tiempo en el que, al menos, el ingobernable azar no quebrantaba la vida de los desgraciados. Al revés, precisamente a los más inútiles también les sonreía la suerte. Como a través del aliento y la palma del calvo de la fortuna, en esta caverna transpirenaica las vidas discurrían relativamente tranquilas para quienes cavaban con esfuerzo un agujero lo suficientemente profundo durante su juventud. También para los vagos y algún que otro maleante, como ya dije, pero definitivamente sí para los merecedores. Esto ha cambiado.

En un agujero en el suelo vivía un hobbit, comenzaba a narrar Tolkien. En un agujero en Europa, vivo yo. Un hoyo donde el mérito y el esfuerzo son pisoteados por una entropía azarosa que te hace desear abandonar el barco pero no como cantaba Juanito Valderrama, pues hoy los afortunados no huyen llorando salvo por el lógico desprendimiento del calor familiar, sino esperanzados porque solo volando lejos existe una vida mejor. Pertenezco a una generación condenada a abrazar a sus padres a través de Skype, la materialización (o virtualización) del vergonzoso devenir de un país que ha perdido el norte para quizá no recuperarlo durante mi estancia en el mundo. Bienaventurados los que encuentren simiente más allá del yermo baldío.

CV – LinkedIn

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s