Archivo de la etiqueta: economía

Más vale lo bueno por conocer…

Una persona cualquiera, sin rostro definido, dice adiós. Ase el trolley haciendo añejo el refrán carretera y manta, y se dispone a huir. Porque de su tierra ha de huir como un grumete servil en un barco que zozobra con la quilla partida en dos. La naturaleza de los tiempos es implacable y el oleaje peligroso. Pudieran llamarla cobarde, pero no está de más recordar que a William Wallace se lo ventilaron de todas formas. Y tampoco convendría olvidar que el bueno de Wallace luchaba por algo a lo que amaba. Muchas de estas personas abandonan sumidas en el desamor patrio y el antichovinismo. Seguir leyendo Más vale lo bueno por conocer…

Neoperiodismo, el zombi útil

“El periodista es un hombre que se ha equivocado de carrera”

– Otto Von Bismarck

Con cierta apatía, por qué negarlo, descubro los nuevos movimientos del ubicuo entramado empresarial que controla el diario El Mundo. Su matriz absoluta, el grupo italiano RCS, presiona para hacer efectiva una bajada de salarios y, a la postre, lo que se prevé como la enésima unión entre empresas de la comunicación en una fusión que uniría al periódico de Casimiro García-Abadillo con La Razón o ABC.

Para los novicios en la materia conviene remarcar que este tipo de decisiones se desarrollan en un contexto en el que la práctica totalidad de los grandes medios de neocomunicación de masas no son empresas independientes, sino que pertenecen a grandes macroempresas cuyos intereses se expanden en sectores muy diversos además del ámbito de la neocomunicación. Seguir leyendo Neoperiodismo, el zombi útil

El cerdo que se atrevió a soñar

“Aquellas escenas de terror y matanza no eran lo que ellos soñaron aquella noche cuando el Viejo Mayor, por primera vez, los incitó a rebelarse.” – Rebelión en la granja

La fábula distópica de la fábula satírica es la ensoñación más indeseable de todas. Porque generalmente procede de raíces tangibles en el mundo que respiramos al tiempo de imaginarla. Ahora imaginad un cerdo cualquiera. Un cerdo alejado del canon orwelliano de despotismo animal; un cerdo reimaginado como miembro de la multitud. Sin poder dentro de una granja de calima gris. Soñador.

Este cerdo creció oyendo a sus contemporáneos hacer uso de la innegablemente rica y vasta naturaleza del refranero de su comarca. ‘Engordar para morir’, decían. Nunca lo entendió del todo. Ahora, consciente, decidió oponerse. Una circunstancia que se torna inminente y en la que como cerdo se ve sobrepasado por el hecho de tener que luchar contra sus enemigos y contra sí mismo. Enemigos incorpóreos ante los que es complicado embestir. Seguir leyendo El cerdo que se atrevió a soñar